El código de leyes de Hammurabi

Hammurabi fue un rey de Babilonia, una civilización antigua que floreció en la región que ahora ocupa Irak. Gobernó de 1792 a 1750 a.C. y conquistó varias naciones rivales, pero es famoso sobre todo por ser el primer legislador de la historia. Cerca del final de su reinado, Hammurabi promulgó uno de los primeros códigos legales escritos de los que ha quedado constancia histórica, del que emanaban los preceptos que debían cumplir los ciudadanos y los castigos que conllevaría desobedecerlos. En sí mismo, el concepto de leyes aplicables a todo el mundo era una novedad desconocida en esa época, en la que la mayoría de las sociedades se regían únicamente por los antojos de gobernantes déspotas. El código era sin embargo extremadamente cruel para nuestros estándares modernos. Hammurabi castigaba con la pena de muerte incluso las infracciones más leves: que las mujeres entraran en una taberna, que los hombres dieran refugio a esclavos huidos o que las esposas abandonaran a sus maridos sin un buen motivo.

Este primitivo código reflejaba las supersticiones de una sociedad antigua. Las disputas entre ciudadanos de Babilonia las zanjaba obligando al acusado a tirarse a un río: si era culpable, se ahogaría, mientras que si era inocente «escaparía indemne». En ese caso, el acusador sería condenado a muerte por levantar falso testimonio.

Los escribas reales redactaron las leyes en un pilar de piedra negra consagrado al dios de la justicia y expuesto al público. En esta inscripción, Hammurabi conminaba a «todas las generaciones venideras» a respetar esas leyes y ano «modificarlos preceptos de la tierra que les eran dados». Los futuros reyes, decía Hammurabi, deberían ratificar la supremacía de esta ley en vez de gobernar siguiendo sus impulsos personales. La noción de que los gobernantes no podían cambiar de forma arbitraria las leyes que regían la vida de los ciudadanos constituía un concepto revolucionario. El respeto a la ley sigue siendo uno de los sellos fundamentales de un gobierno exitoso.


OTROS DATOS DE INTERES
  1. El pilar que mostraba las leyes de Hammurabi fue desenterrado en 1901 por arqueólogos franceses, y en la actualidad se guarda en el Museo del Louvre, en París.
  2. El código de Hammurabi fue redactado con escritura cuneiforme, un sistema complejo empleado por la mayoría de las civilizaciones antiguas de Oriente Próximo. Los estudiosos modernos no fueron capaces de descifrarla hasta 1835.
  3. Los científicos babilonios empleaban un sistema numérico sexagesimal, motivo por el cual los minutos tienen 60 segundos.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder

El Templo y el Arca de la Alianza

El rey Salomón construyó el primer templo judío en Jerusalén en el siglo X a.C. con tres propósitos principales en mente: que se convirtiera en eje central de la fe judía en Israel; que fuera un lugar en el que sacrificar animales en honor a Dios; y, por último, que sirviera para guardar el Arca de la Alianza, con los Diez Mandamientos entregados a Moisés en el monte Sinaí en su interior.

El templo original del rey Salomón, erigido durante uno de los períodos de mayor riqueza de la historia de Israel, fue destruido en el año 586 a. C. por el gobernante babilonio Nabucodonosor II, que saqueó el recinto y, presumiblemente, se llevó el Arca de la Alianza y los Diez Mandamientos. Además, los judíos fueron desterrados de la parte sur de Israel, conocida como la tierra de Judá.

Cuando regresaron del exilio, reconstruyeron el templo. Tardaron 31 años en levantarlo, estuvo listo en el año 515 a.C. Prosperó durante cinco siglos. Alrededor del año 19 a. C. el rey Herodes el Grande puso en marcha un ambicioso proyecto de expansión, que incluía un enorme muro de contención alrededor de todo el recinto. El templo permaneció de esta forma hasta el final del siglo I d.C.

A finales de ese siglo empezaron a crecer las tensiones entre judíos y romanos. Por entonces, una décima parte del Imperio romano estaba formado por judíos, y muchos de los que no lo eran respaldaban a este colectivo (si no se unían era por el requisito de la circuncisión).

Aunque las relaciones entre unos y otros eran generalmente tranquilas, un grupo de zelotes se rebeló en e l66 d.C. Los gobernantes romanos, temerosos de que se extendiera la revuelta, destruyeron en respuesta Jerusalén y el segundo templo. Así comenzó la diáspora de los judíos fuera de Israel.

OTROS DATOS DE INTERÉS
  1. El Monte del Templo, emplazamiento de los dos primeros edificios, es considerado el lugar más sagrado del judaismo, aunque también es de enorme importancia para el cristianismo y el islam. La mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, construidas ambas en el siglo VI, son el tercer lugar sagrado en importancia para los musulmanes.
  2. Parte del muro de contención del rey Herodes sobrevivió a la destrucción de los romanos y aún sigue en pie; se lo conoce como el Muro occidental o Muro de las Lamentaciones. Se trata de un lugar sagrado objeto de peregrinación.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder

La Venus de Milo ¿Por qué no tiene brazos?

La Venus de Milo es una de las esculturas más famosas de todos los tiempos. Recibió este nombre por haber sido descubierta por un campesino en la isla de Milo, en el mar Egeo, en 1820. Fue incautada por las autoridades turcas, que terminaron por vendérsela a un oficial naval francés. En 1821 fue entregada a Luis XVIII, que la donó al Museo del Louvre de París, donde puede ser visitada en la actualidad.

La estatua, de 1.80 metros de altura, está esculpida en mármol de Paros y representa a Afrodita, la diosa griega del amor y la belleza, a la que los romanos llamaron Venus. Cerca se halló un brazo cincelado agarrando una manzana, que muchos expertos consideran perteneciente a la estatua. El mito cuenta que Paris de Troya dio una manzana de oro a la diosa para identificarla como la más bella.

Hay mucha controversia sobre el autor y la fecha de creación de la estatua. En un principio, el Louvre la consideró una escultura clásica (es decir, de los siglos V o IV a. C), obra probablemente de Fidias o Praxíteles. Sin embargo, la base sobre la que fue hallada identifica al autor como Alejandro de Antioquia, originario de una colonia que no fue andada hasta después, en el período helenístico. Aunque los expertos del museo han terminado por ponerse de acuerdo en que pertenece a ese Período, aún se expone como obra de un artista desconocido.

La Venus de Milo ha sido admirada por todo el mundo desde su descubrimiento. El dramaturgo británico Oscar Wilde narró la historia de un hombre que encargó fabricar una copia de yeso de la estatua y luego demandó a la compañía de ferrocarriles porque le llegó sinbrazos. Lo que más sorprendió a Wilde, sin embargo, es que el tipo ganó el juicio.

OTROS DATOS DE INTERÉS
  1. La estatua fue reclamada por Luis 1 de Baviera, que insistía en que fue hallada en un territorio que él compró en Milo en 1817.
  2. En 1964 fue expuesta en Japón, donde la vieron un millón y medio de personas que desfilaron ante ella por una cinta en movimiento.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder

La catedral de Notre–Dame de París

La catedral gótica de Notre-Dame de París está ubicada en el lado oriental de la Île de la Cité, una isla del río Sena en medio de París. Fue construida sobre una iglesia cristiana que había sustituido en el año 528 a un antiguo templo romano consagrado a Júpiter. Inspirado por el esplendor de la recién reconstruida basílica de Saint-Denis, el obispo Maurice de Sully decidió tirar abajo la vieja iglesia parisina y construir una mayor. Las obras comenzaron en 1163 y se extendieron hasta los inicios del siglo XIV.

Como sucede con la mayoría de las catedrales góticas, la fachada de Notre-Dame tiene tres niveles. Sobre ellos se erigen dos torres, conectadas por una galería de gárgolas (esculturas de horribles bestias que se creía que mantenían alejados a los espíritus malignos del templo). Bajo la galería se halla el rosetón, construido a partir de cientos de vidrieras, y que tiene unos 10metros de diámetro.

Más abajo está la galería de los reyes, que en sus orígenes contenía estatuas de los 28 monarcas de Judea e Israel. Durante la Revolución francesa fueron decapitadas por furiosas multitudes que creyeron que eran figuras de reyes franceses; en 1845 fueron sustituidas por el insigne arquitecto francés Viollet-le-Duc.

En la fachada hay tres entradas a la iglesia: la central, el pórtico mayor, está consagrado a Cristo en el Juicio Final; a su izquierda está el pórtico de la Virgen, y a la derecha el de Santa Ana, la madre de ésta.

La catedral tiene una nutrida historia. En 1185 fue el escenario en el que Heraclio de Cesárea anunció la tercera cruzada. En 1431 contempló la coronación de Enrique VI y en 1804 la de Napoleón. Durante la Revolución francesa fue rebautizada inicialmente como el Templo de la Razón y luego como el Templo del Ser Supremo. En1970 tuvo lugar allí el funeral de Charles de Gaulle.

OTROS DATOS DE INTERÉS
  1. Víctor Hugo escribió El jorobado de Notre-Dame (1831) para captar el interés de la gente sobre la historia de la catedral en un momento en el que el edificio estaba en peligro de ser derruido.
  2. El kilómetro cero que marca el origen de todas las carreteras francesas está ubicado en un rectángulo frente a la catedral.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder

El misterio de la Piedra de Rosetta

En 1799, soldados franceses del ejército de Napoleón descubrieron una misteriosa roca negra enterrada entre la arena cerca de la ciudad egipcia de Alejandría. En esa piedra había inscripciones en tres lenguas antiguas, la primera de ellas en griego. Los expertos la dataron alrededor del año 196 a.C, cuando Egipto era una provincia del Imperio griego creado por Alejandro Magno. Las otras dos inscripciones de la roca negra eran versiones diferentes de jeroglíflicos, la escritura tradicional de los egipcios.

Durante miles de años, Egipto fue uno de los grandes imperios de la edad antigua. Gobernado por los faraones, los egipcios construyeron gigantescos monumentos como las grandes pirámides y la Esfinge. Sus ejércitos controlaban las tierras que van de la actual Siria a Sudán. Los faraones construyeron prósperas ciudades y espléndidas tumbas para ellos mismos.

Pero durante siglos, antes del descubrímiento de la piedra de Rosetta, historiadores y arqueólogos fueron incapaces de leer los numerosísimos vestigios de escritura legados por los escribas egipcios. Usaban un complicado lenguaje que resultaba incomprensible incluso para los mayores experto smodernos. La piedra de Rosetta, que registraba un edicto emitido por las autoridades griegas a la población egipcia, desentrañó los secretos del antiguo Egipto. Alineando el texto griego con los jeroglíficos, un estudioso francés llamado Jean-François Champollion fue capaz de descodificar el complejo lenguaje egipcio tras años de estudio. Descifrar los jeroglíficos permitió a los historiadores y arqueólogos del siglo XIX alcanzar conocimiento mucho más profundo del antiguo Egipto.

Traducir la piedra de Rosetta fue un logro científico por derecho propio. Champollion era un lingüista prodigioso que hablaba decenas idiomas. Un estudioso británico, Thomas Young, ayudó también a descodificar las inscripciones. Los británicos se hicieron con la piedra de Rosetta en 1801, y ahora descansa en el Museo Británico de Londres.

OTROS DATOS DE INTERES
  1. Durante la Primera Guerra Mundial, la piedra de Rosetta y otros importantes objetos de exposición fueron trasladados del Museo Británico a una estación de metro para proteger los de los bombardeos sobre Londres.
  2. Los textos de la piedra de Rosetta resumen las ejemplares hazañas del faraón griego Ptolomeo V, de 13 años de edad, con el fin de convencer a los egipcios de su divinidad.
  3. Los antiguos egipcios creían que los cuerpos debían ser preservados tras la muerte, por lo que embalsamaban con mucho cuidado los cadáveres de sus reyes mediante un proceso conocido como momificación. En el siglo XIX aún quedaban charlatanes en Europa que aseguraban que el polvo de las momias tenía propiedades medicinales.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder