El Templo y el Arca de la Alianza

El rey Salomón construyó el primer templo judío en Jerusalén en el siglo X a.C. con tres propósitos principales en mente: que se convirtiera en eje central de la fe judía en Israel; que fuera un lugar en el que sacrificar animales en honor a Dios; y, por último, que sirviera para guardar el Arca de la Alianza, con los Diez Mandamientos entregados a Moisés en el monte Sinaí en su interior.

El templo original del rey Salomón, erigido durante uno de los períodos de mayor riqueza de la historia de Israel, fue destruido en el año 586 a. C. por el gobernante babilonio Nabucodonosor II, que saqueó el recinto y, presumiblemente, se llevó el Arca de la Alianza y los Diez Mandamientos. Además, los judíos fueron desterrados de la parte sur de Israel, conocida como la tierra de Judá.

Cuando regresaron del exilio, reconstruyeron el templo. Tardaron 31 años en levantarlo, estuvo listo en el año 515 a.C. Prosperó durante cinco siglos. Alrededor del año 19 a. C. el rey Herodes el Grande puso en marcha un ambicioso proyecto de expansión, que incluía un enorme muro de contención alrededor de todo el recinto. El templo permaneció de esta forma hasta el final del siglo I d.C.

A finales de ese siglo empezaron a crecer las tensiones entre judíos y romanos. Por entonces, una décima parte del Imperio romano estaba formado por judíos, y muchos de los que no lo eran respaldaban a este colectivo (si no se unían era por el requisito de la circuncisión).

Aunque las relaciones entre unos y otros eran generalmente tranquilas, un grupo de zelotes se rebeló en e l66 d.C. Los gobernantes romanos, temerosos de que se extendiera la revuelta, destruyeron en respuesta Jerusalén y el segundo templo. Así comenzó la diáspora de los judíos fuera de Israel.

OTROS DATOS DE INTERÉS
  1. El Monte del Templo, emplazamiento de los dos primeros edificios, es considerado el lugar más sagrado del judaismo, aunque también es de enorme importancia para el cristianismo y el islam. La mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, construidas ambas en el siglo VI, son el tercer lugar sagrado en importancia para los musulmanes.
  2. Parte del muro de contención del rey Herodes sobrevivió a la destrucción de los romanos y aún sigue en pie; se lo conoce como el Muro occidental o Muro de las Lamentaciones. Se trata de un lugar sagrado objeto de peregrinación.

Fuente: "365 días para ser más culto"
Autor: Noah D. Oppenheim, David S. Kidder

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NORMAS PARA LOS COMENTARIOS:
Por favor tenga en cuenta que no está permitido el uso de lenguaje inapropiado, insultos o difamación. Cualquier comentario que tenga carácterísticas a las anteriormente descritas será automáticamente eliminado.

Recuerda: "Que tus palabras sean más importantes que el silencio que rompes".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...